Métodos para proteger tu piscina durante el invierno

Métodos para proteger tu piscina durante el invierno

Métodos para proteger tu piscina durante el invierno: Reformundo

Tal como necesitamos preparar nuestra piscina cuando se acerca el verano, es necesario tomar algunas acciones cuando el calor pasa y están por llegar los días más fríos del año, pues tanto las heladas, como las lluvias y el granizo pueden afectar algunos de sus elementos, como consecuencia del arrastre de suciedad e impurezas.

Si tienes una piscina que no es climatizada y quieres conservarla en buen estado durante el invierno, es momento de seguir algunas recomendaciones sencillas para hacer que el agua conserve un estado adecuado a la hora de la llegada del verano siguiente, tal como la ubicación de un cobertor que la cubra por completo.

 

Métodos para proteger tu piscina durante el invierno Reformundo

 

Algunas de las alternativas para ello son los siguientes tipos de cobertores o cubiertas:

Cobertores telescópicos

Son elementos ideales para garantizar la seguridad, la protección y el mantenimiento adecuado a la climatización de las piscinas, los cuales permiten a los propietarios disfrutarla todos los días del año.

Cobertores de lona

Los cobertores de lona para piscinas están fabricados con poliéster, el cual está reforzado con una capa de PVC y cubre todo el espacio sin permitir que la suciedad ingrese al estanque. Suele ser una alternativa bastante económica para cubrir el área, evitando de esa manera que los animales, las personas o los niños sufran un posible accidente.

Además, resultan muy eficientes para evitar la aparición de algas que sucede como consecuencia de la entrada de materia orgánica a la piscina. Incluso no dejan que la lluvia se acumule en su cubierta, pues vienen equipados con un sistema de desagüe ubicado en el centro.

Cubiertas automáticas

Estas son las cubiertas más prácticas que existen para proteger la piscina durante el invierno, aunque también suelen ser las más costosas por el proceso de instalación que conllevan.

Son muy fáciles de abrir y cerrar, pues basta con pulsar un botón para ello. Además, conservan la temperatura del agua hasta uno seis grados centígrados por encima, alargando así la temporada para bañarse en ella, incluso cuando no se cuenta con una bomba de calor.

Estos cobertores cuentan con todos los estándares establecidos en las normas de seguridad francesas y se instalan de manera tal que quedan integrados a la piscina. También evitan la acumulación de materia orgánica y formación de algas en el estanque.

Su nivel de resistencia es elevado, en vista de que no permite que el vaso se rompa por los golpes o el peso del hielo del verano. Son ideales para las piscinas que cuentan con bombas de calor, pues impiden que éste se pierda durante la noche y disminuyen la evaporación en un 65%.

Tipos de cubiertas automáticas

Enterradas

Son aquellas que se ubican debajo de una playa de hormigón o una viga, las cuales se integran en la piscina, por lo que suelen ser muy discretas y seguras.

Elevadas

Este tipo de cobertor se desenrolla encima de la piscina, por lo que se instala a un lado de ésta. Sus láminas no permiten la penetración de agua hacia el interior y resulta muy segura en viviendas donde hay niños pequeños y mascotas, pues crea una pequeña barrera que evita posibles caídas al estanque.

Esperamos que la publicación «Métodos para proteger tu piscina durante el invierno» 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.